Sierra de la Murta

Las grandes estructuras montañosas (Sistemas Bético e Iberico) forman en el litoral de la Comunidad Valenciana un conjunto de sierras de pequeño tamaño de gran interés paisajístico. Son, en su gran mayoría, elevaciones de rocas calizas en las que, debido a su brusco ascenso, tienen un denso sistema de barrancos y conjuntos de vegetación en los que no es habitual encontrar especies raras y endémicas.

Al sur de Valencia, entre Alzira y Tabernes de Valldigna se levante la Sierra de la Murta. Es una montaña de unos 15 km de largo por 4 de ancho, separada del mar por la llanura litoral que va desde Sueca hasta Gandía. Es un claro ejemplo de ese tipo de pequeñas sierras cercanas al mar: abruptas en las que, además de cultivos pueden verse buenas representaciones de la vegetación natural autóctona. En el caso de la Sierra de la Murta, se identifican las formaciones boscosas densas y el matorral de la zona climática más benigna de nuestro territorio, con temperaturas medias anuales cercanas a los 20oC y régimen de lluvias algo superiores a 600 litros de media anual, con muy pocas heladas. Las especies más representativas que definen esos ambientes climáticos son el palmito (Chamaerops humilis), la zarzaparrilla (Smilax aspera) y el lentisco (Pistacia lentiscus).

El Itinerario propuesto, de unos 8km de longitud y de dificultad baja (con algún tramo de media) nos muestra a lo largo de su recorrido las características de esas montañas y de su vegetación natural, con magníficas vistas al mar por su vertiente nororiental y al corredor de la Casella que separa la Sierra de Murta de la Sierra de les Agulles por el sudoeste.